La lección de los alevines…

En la final del torneo alevín Iraurgi Cup que enfrentaba el Sevilla vs el Espanyol, se presenció una gran lección de deportividad y nobleza.
El Espanyol había jugado mejor aunque sus jugadores fueran un año menores  que los del Sevilla. El partido terminó en empate y todo se decidió en los penaltis. Al fin, el Sevilla ganó en la tanda, pero no se quedó con el trofeo de campeones, sino que decidieron los jugadores de éste mismo, después de una charla con su entrenador, que quién se lo merecía más era el conjunto blanquiazul y  entregaron el trofeo a los “pericos”.

Sin duda, un muestra más de que los mayores también deben aprender de los niños…toda una lección de Fair-Play en este deporte.

Hoy, en Vaya deporte, nos ponemos tiernecitos…

Anuncios